Este municipio forma parte de las zonas del corredor seco del departamento de Santa Ana.

 Con el objetivo que los agricultores tengan más conocimientos acerca de la importancia de conservar la humedad del suelo y aumenten sus producciones, la agencia del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) en Metapán, realizó una jornada de demostración de tecnologías encaminadas a contrarrestar los efectos del cambio climático y a la conservación de suelo y agua.

La actividad se desarrolló en la parcela del productor Hugo Alberto Perlera, ubicada en el caserío Tres Quebradas, cantón Tecomapa, municipio de Metapán, en el departamento de Santa Ana, a la que asistieron pequeños agricultores de la zona, quienes se dedican a la siembra de maíz, frijol y sorgo (maicillo).

El coordinador de la agencia, José Cruz, mencionó que todas las prácticas que realizaron, en las que los asistentes estuvieron muy participativos, tienen un solo propósito: “estar preparados ante las variaciones que presenta el fenómeno del cambio climático, tales como sequías prolongadas y poca precipitación pluvial que tanto afectan a los cultivos de maíz, frijol y maicillo”, esenciales en la agricultura de subsistencia.

📸👉🏻Galería de fotografías

Agregó que ante esa situación de poca agua lluvia “debemos realizar prácticas que protejan los suelos”, entre las que destacaron la cobertura con rastrojos, la utilización de tecnologías agroecológicas, así como la importancia de trazar curvas a nivel en aquellos terrenos con pendientes. Esto último permitirá la construcción de acequias de laderas, siembra de barreras vivas con árboles frutales o zacate, o establecer barreras muertas con piedras o rastrojos.

En relación con dejar los rastrojos en el terreno, los técnicos de la agencia destacaron que, en todo el país, el invierno ya no es igual y que ha afectado hasta las fechas de siembra, de ahí la importancia de la práctica, pues los rastrojos guardan la humedad y los cultivos resisten más la falta de lluvia; además, al descomponerse se convierten en abono para el mismo suelo.

Asimismo, entre las tecnologías agroecológicas o amigables con el medio ambiente, durante la jornada elaboraron el apichi, un bioestimulante, biofertilizante foliar y repelente de insectos como pulgones, chicharritas, arañitas que dañan los cultivos. Los ingredientes principales son el ajo, pimienta y chile picante, al cual le añaden microorganismos líquidos, melaza y alcohol.

Armando Perdido fue uno de los agricultores asistentes que se dedica a la siembra de granos básicos, a quien la actividad le pareció excelente, porque todas estas prácticas representan la oportunidad de recobrar la vida de las tierras que trabajan.

“Sabemos que es necesario proteger la tierra, por ello agradecemos al CENTA que nos está despertando estos conocimientos para activar nuestras tierras”, dijo.

Afirma que, en agricultura orgánica, el año pasado elaboraron un producto para el frijol y que les funcionó, por lo que esperan seguir conociendo más productos que les permita cosechar más saludable, siempre de la mano de los técnicos del CENTA.

Estas familias agricultoras ya dieron los primeros pasos en lo relacionado con la conservación de suelos y agua, pues la práctica de la quema ya quedó en el pasado, y ya aprendieron que los residuos de cosechas anteriores (rastrojos) guarda la humedad del suelo.

 

Metapán, Santa Ana, 5 de julio de 2019

Unidad de Comunicaciones