El Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), a través de la agencia de extensión en Nueva Guadalupe y el programa de Granos básicos, impartió la charla relacionada con el manejo adecuado de las variedades de maíz de polinización libre.

La capacitación fue dirigida a 30 agricultores que son atendidos por la agencia, y a cinco técnicos extensionistas de la misma, con el objetivo que los productores aprendan a manejar su cultivo de maíz y a obtener su propia semilla, especialmente de las variedades con alta calidad proteica (ACP) CENTA Protemás y CENTA CS que están en manos de las familias productoras.

El coordinador de la agencia, Víctor Zelaya, al referirse al objetivo, manifestó la importancia de conocer cómo “debe manejarse el cultivo de maíz para la producción de buena calidad de materiales criollos y variedades que estamos trabajando en CENTA, pues hemos observado que muchos de ustedes los están produciendo, pero nunca se ha trabajando en la parte de conservación de esos materiales”, de ahí la razón de invitar a los mejoradores para que “nos dejen recomendaciones que nos ayuden a conservarlos”, dijo.

“La idea es que el productor ya no vaya solo a sembrar y al final escoja la mejor mazorca de sus variedades o maíces criollos, sino que conozcan el proceso que deben seguir desde antes que la planta espigue y derrame polen”, agregó Zelaya.

El fitomejorador de maíz, Héctor Deras, explicó a los participantes que los únicos materiales de los cuales se puede guardar semilla para próximas siembras solo es de las variedades de polinización libre (VPL), ya que la semilla de estas variedades no se degenera como sucede con los híbridos.

Como ejemplo citó al híbrido H-59, que, si de la cosecha anterior el productor guardó las mejores mazorcas para sembrar en el siguiente ciclo agrícola, “aún en buenas condiciones del clima, esa cosecha será mucho menor, porque esa “semilla” ya no tendrá el mismo potencial de la primera vez que la sembró, por ser híbrido; es decir, que la semilla ya se degeneró”, dijo Deras.

📸👉🏻Galería de fotografías

Por ello, les enfatizó que solo las VPL y los maíces criollos son los únicos de los que puede seguir sembrando por varios periodos (máximo tres años) sin disminuir las producciones, pero para ello deben seguir las siguientes recomendaciones o pasos:

  1. Debe existir una población mínima de 10,000 plantas para iniciar el proceso con el fin de mantener la variabilidad genética.
  2. Seleccionar y marcar las mejores plantas (vigorosas, sanas y de altura uniforme) de la parcela que sean representativas de la variedad; no tomar en cuenta las que están a la orilla o en los bordes. Mínimo deben seleccionarse 400 plantas .
  3. Antes que las plantas espiguen y derramen polen, cortar las espigas de las plantas indeseables, acamadas (volcadas), raquíticas, enfermas, defectuosas, muy altas o plantas solas, con el fin de evitar contaminación con las plantas buenas.
  4. Cuando el cultivo se encuentre maduro, cosechar por separado las mazorcas de las plantas marcadas, después escoger las mejores mazorcas, que sean del tamaño representativo de la variedad, que no estén dañadas por insectos o enfermedades, que tengan buena cobertura de mazorca y que sean del color de la variedad que se sembró.
  5. Una vez se desgranan las mazorcas, esa semilla que se obtiene se debe curar (proteger) con un insecticida o cualquier material natural para tal fin, eliminar huevecillos, larvas y/o adultos provenientes del campo. También se recomienda desinfestar las estructuras herméticas (silos metálicos, barrilles, toneles de plástico) donde se guardará dicha semilla.

Deras enfatizó a los productores que es necesario que aprenden a manejar su cultivo de maíz para que puedan obtener su propia semilla, especialmente de las variedades de ACP.

José Luis Flores fue uno de los participantes y aseguró que “la charla ha estado buena, porque nos ayuda a seleccionar semilla, ya sea criolla o de polinización libre, para ya no comprar semillas híbridas que son más caras; yo tenía alguna idea de cómo hacerlo, pero hoy me ha quedado claro”.

Con estas capacitaciones, el CENTA está preparando a las familias productoras que pronto iniciarán la siembra de uno de los principales cultivos que forman parte de su dieta alimenticia.

 

Nueva Guadalupe, San Miguel, marzo de 2019

Unidad de Comunicaciones