Con la finalidad de brindar a las familias productoras nuevas alternativas de variedades de tomate, el programa de Hortalizas realiza un ensayo de investigación para identificar una variedad que tenga tolerancia a la virosis, que sea de polinización libre (obtención de semilla), que posea excelentes características agronómicas y que pueda ser cultivado en condiciones de cielo abierto que permita minimizar costos de producción y aportar a la seguridad alimentaria de las familias.

Fulvio Rivas, investigador responsable del ensayo, explica que este ha sido implementado desde septiembre pasado en 3 municipios del país, en coordinación con algunas agencias de extensión.

“En el departamento de La Libertad hemos establecido el ensayo en el Distrito de Riego de Zapotitán a (450 msnm) con el apoyo de la agencia de Zapotitán, también se ha establecido otro en el municipio de San Lorenzo, San Vicente, en coordinado con la agencia CENTA San Vicente (680 msnm); y la última en el municipio de San José Guayabal (500msnm) departamento de Cuscatlán en coordinación con CENTA San Martín.

En cada uno de estos lugares se encuentran sembradas 18 parcelas, totalizando 380 m2 que están siendo evaluados, divididos en 5 líneas más un material testigo, el CENTA Cuscatlán, liberado en noviembre del 2017. En cada uno de los lugares se ha incorporado riego artesanal debido a que el invierno y las lluvias desaparecieron de manera temprana.

“La respuesta ha sido favorable en los tres lugares, a pesar que el comportamiento de la mosca es diferente para cada lugar, pero todas han presentado buena tolerancia a bacterias y hongos en el suelo, no se ha visto marchitez”, agrega Rivas.

Los 5 materiales establecidos son remanentes que se tienen cuando se liberó la variedad de tomate CENTA Cuscatlán, habiendo pasado por un proceso de descarte junto a otras 20 variedades, siendo las 5 actuales las elegidas para ser evaluadas en el ensayo de investigación. Estos materiales fueron recolectados en toda Centroamérica en años anteriores.

El investigador afirma que para el próximo año la meta es identificar cuál es la mejor variedad y establecer parcelas de validación junto a los productores, comparándola con alguna variedad comercial o alguna que ellos cultiven.

Dentro de este proceso lo que se busca dentro de las principales características es que tenga buen tamaño, forma, color y buena vida de anaquel, ya sea igual o meor que la del CENTA Cuscatlán. Adicionalmente, el investigador ve dentro de las bondades que estos materiales podrán ser manejados con tecnologías biológicas como bocashi y abonos orgánicos que también ayudaría a reducir aún más los costos de producción de los productores. “Es casi imposible cultivar materiales de tomate al aire libre, la presión de plagas es demasiado altas, sin embargo, con el CENTA Cuscatlán se logrado hacer, además por ser de polinización libre la factibilidad de guardar semilla para la próxima producción es una realidad”.

La proyección es poder liberar para el año 2023 una nueva variedad de tomate que contribuya a la seguridad alimentaria y que brinde alivio en los costos de producción a las familias en el campo.

Tomate CENTA Cuscatlán

El tomate CENTA Cuscatlán es una variedad que fue liberada en el 2017 y que ha tenido gran aceptación por los productores debido a sus excelentes características agronómicas.

El tomate puede ser cultivado a campo abierto, es resistente a las principales plagas y enfermedades que lo ataca, es de polinización libre, lo que permite escoger los mejores frutos y obtener semilla para próximas siembras.

 

La Libertad, 25 de noviembre de 2021.
CENTA, Unidad de Comunicaciones.

Compartir en: