Con los objetivos de dar a conocer las características nutritivas del maíz CENTA CS y promoverlo entre los productores, así como conocer el grado de aceptación del mismo, a través de los subproductos elaborados a partir de la masa, el laboratorio de Tecnología de Alimentos, en coordinación con la agencia de extensión en Tacuba y el apoyo de HarvestPlus América Latina y el Caribe, realizó una prueba de aceptabilidad del híbrido CENTA CS.

La actividad se desarrolló en la vivienda del productor líder, Jorge Vásquez, del cantón San Rafael, municipio de Tacuba, y asistieron más de 40 productores (20 mujeres entre ellos), quienes probaron el sabor de las tortillas elaboradas con dos materiales diferentes: el maíz con alta calidad proteica -ACP (CENTA CS) y maíz común. Cada participante degustó dos porciones diferentes de tortillas.

La coordinadora del laboratorio Tecnología de Alimentos, Patricia López de Esquivel, manifestó que “la idea es que los productores conozcan el sabor, la textura y el color de la tortilla elaborada con ese maíz, ya que, como Institución queremos que todas las familias salvadoreñas lo consuman”.

De acuerdo con el coordinador del CENTA en Tacuba, Eduardo Rodríguez, desde el año pasado se vienen realizando esfuerzos con el laboratorio para dar a conocer y difundir los nuevos materiales que la Institución genera como es el caso del maíz CENTA CS y del frijol CENTA Ferromás.

📸👉🏻 Galería de fotografías

“Aquí en Tacuba tenemos problemas de desnutrición y estos materiales son una alternativa para combatirla”, dijo Rodríguez. Por ello, al conocer las bondades del material y la aceptabilidad entre la población, “nos permitirá establecer más parcelas demostrativas entre los productores para que consuman productos como las tortillas, atoles y otros derivados con alta calidad proteica”, agregó.

Entre las personas que formaron parte de la prueba de aceptabilidad hubo diversas opiniones. Por ejemplo unos manifestaron no haber sentido ninguna diferencia entre ambas tortillas; mientras que otros como Cleyton Eberto López dijo que al saborear las dos muestras “hubo un pedazo de tortilla que más me gustó”, refiriéndose a la que estaba clasificada con el código 555 que era del maíz CENTA CS. Similar opinión fue la de Esperanza Zepeda, quien expresó “para mí hubo un pedacito que me gustó, porque no tenía el mismo sabor de la otra”; ese ‘pedacito’ era la tortilla del maíz con ACP.

Para llegar a estas conclusiones, se simularon pequeños cubículos, donde a cada productor se le entregaban las dos muestras para la degustación. Saborean la primera (CENTA CS) y determinan si “no les gusta nada, les da igual o si les gusta”; repiten el proceso con la segunda muestra; después de probar ambas, determinan cuál de las dos es la que mejor les ha parecido.

ACP del maíz CENTA CS (Comandante Susana)

Este híbrido fue liberado a finales del 2017, el cual, además de su potencial de rendimiento de 88 quintales por manzana, posee un índice de calidad de 0.89, superior a los maíces comunes que es de 0.40, asimismo en relación con el triptófano (aminoácido esencial que cumple numerosas funciones en el organismo) CENTA CS tiene un porcentaje de 0.09 superior a los maíces normales que tiene solo 0.04. Por su ACP, este maíz grano blanco es una alternativa para contribuir a disminuir la desnutrición en la zona rural y urbana, una apuesta del CENTA, en colaboración con HarvestPlus América Latina y el Caribe.

 

 

Tacuba, Ahuachapán, 17 de julio de 2018

División de Comunicaciones.