La agencia de extensión del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) en Cojutepeque, realizó una gira de campo en el municipio de San Cristóbal, departamento de Cuscatlán, con el objetivo de mostrar prácticas agroecológicas como el uso y manejo de curvas a nivel tipo “A”, maíz en asocio con leguminosas como la canavalia (abono verde), recolección de microorganismos y conocer el estado de los suelos con técnica de arroz salcochado y establecimiento de obras de conservación de suelos.

📸👉🏻Galería de fotografías

La gira, encaminada a mejorar la productividad y transitar hacia una agricultura agroecológica, se dio en el marco del proyecto “Aplicación de tecnologías de manejo agroecológico sostenibles de suelos para mejorar la fertilidad en los sistemas productivos”, con el apoyo técnico y financiero de la Cooperación entre Corea y América Latina para la Alimentación (KoLFACI).

De acuerdo al Ing. César Ramírez, extensionista de la agencia CENTA Cojutepeque, “desde hace tres años en los caseríos Santa Cruz Abajo y Arriba, así como en el cantón Santa Anita se han difundido prácticas agroecológicas, y muestra de ello es la finca del agricultor José Luis Ramírez que ha desarrollado trabajos productivos combinando varias actividades”.

La gira se dividió en tres estaciones, en la primera conocieron cómo construir un nivel “A”, para qué se utiliza y dónde deben aplicarlo. El extensionista explicó que es importante realizarlas porque hay suelos inclinados y recomienda esta práctica junto a la incorporación de barreras vivas o muertas (piedras y zanjas de laderas) para el control de la erosión.

En la segunda estación observaron el asocio del maíz con la canavalia, un abono natural que aporta más nutrientes a los suelos, y que beneficiará para la siembra de frijol en la época postrera, ya que aporta nitrógeno a los cultivos, materia orgánica y humus.

Finalmente, en la tercera estación aprendieron a hacer de manera práctica un análisis sencillo para conocer el estado de los suelos de sus parcelas y recolectar microorganismos.

El método consiste en perforar varios hoyos en diferentes puntos de los terrenos, colocar arroz salcochado en un vaso desechable, sellarlo con una tela, colocarlo en el agujero, agregarle hojas y enterrarlo en diferentes puntos.

Ramírez sugirió que se deben buscar lugares específicos y no hacer la muestra donde se ha aplicado herbicidas. La verificación la podrán ver los productores hasta los 5 días. Si proliferan hongos y bacterias color rojo y negro debe de hacerse un estudio más a profundidad, pues quiere decir que los suelos están enfermos. Caso contrario si proliferan hongos y bacterias color amarillo, verde, blanco y café, quiere decir que son suelos sanos.

También aconsejó que la forma de cómo pueden reproducir los microorganismos que deberán ser separados los colores; en un balde con 20 litros de agua y 2 litros de melaza, se agregan los colores verde, amarillo, blanco y café, luego taparlo y esperar la fermentación de 8 a 15 días, luego con una bomba cubrir el terreno y sugirió hacer una segunda muestra en los mismos lugares para observar si se mantiene los hongos y bacterias dentro del suelo.

José Luis Ramírez Hernández, dueño de la parcela ubicada en San Cruz Abajo, dijo que como productor ha seguido las recomendaciones del Ing. Cesar Ramírez y que ha tenido excelentes resultados. “Cuando inicia la época de invierno anticipadamente he realizado la práctica del nivel “A” porque mis terrenos están en pendiente y funciona, además, trabajo con abonos verdes y tengo obras de conservación de suelo”, expresó.

María Teresa Pérez, productora de la zona, de igual forma agradeció la asistencia técnica que el CENTA le facilita, y los nuevos conocimientos los pondrá en práctica de manera inmediata. “Me llamó más la atención la prueba de arroz salcochado y haré el ensayo para ver si me resultada y reproducir los microorganismos que son beneficios al suelo”, puntualizó.

San Andrés, La Libertad, 16 de julio 2019

Unidad de Comunicaciones CENTA