Se espera obtener el informe de 21 países participantes en este proyecto y presentarlo a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) a principios del 2017.

img_4812Con el objetivo de concluir el proyecto del Acuerdo Regional de Cooperación para la Promoción de la Ciencia y Tecnología Nucleares en América Latina y el Caribe (ARCAL) en El Salvador, el Laboratorio de Química Agrícola del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) reunió a varios químicos institucionales y universitarios, ingenieros agrónomos, especialistas en sistemas de información geográfica y biotecnólogos  para analizar e interpretar datos de sedimentos en la cuenca del río Sucio de El Salvador.

El proyecto ARCAL es un estudio sobre la erosión de suelos utilizando técnicas isotópicas en el que participan 21 países incluyendo a El Salvador. Por cuatro años los científicos de cada país han trabajado en la obtención de datos y clausurar con el informe regional.

VER GALERÍA COMPLETA DE FOTOGRAFÍAS

El equipo multidisciplinario en nuestro país, que previamente realizó un muestreo en más de 20 ríos que desembocan en el río Sucio, se reunió este 10 y 11 de octubre con el experto biotecnólogo Sergio de los Santos Villalobos, del Instituto Tecnológico de Sonora, México, para discutir la metodología analítica de laboratorio, datos analíticos de Carbono – 13 en ácidos grasos exudados de las plantas y el manejo e interpretación de datos en software.

El Lic. Luis Antonio Reyes, técnico del Laboratorio de Química Agrícola del CENTA, explicó: “realizamos muestreo de la cuenca del río Sucio ya que representa geográficamente una zona importante para el país porque los mejores suelos agrícolas están ahí, cuenta con dos distritos de riego, tiene muchos tributarios que convergen en él y este a su vez desemboca en el río Lempa”.

img_4809Los profesionales participantes en esta reunión trabajaron en la implementación de un software CSSIAR (compuestos isótopos estables) que ayuda a agilizar el trabajo en el proceso de interpretación de datos analíticos  y determinar cuáles ríos aportan sedimentos al río Sucio.

El Investigador del Instituto Tecnológico de Sonora  comentó que “al final, este proyecto internacional es científico por dar a conocer la técnica (de muestreo y de tratamiento de las muestras, así como el software CSSIAR) en todos los países, sin embargo es obligación de cada país  atender esos resultados y dialogar con las personas que corresponda para la toma de decisiones y demostrarles  cómo con esta técnica se puede predecir daños fuertes a la seguridad alimentaria, generación de energía y calidad de agua”.

Además destacó que este proyecto no está diseñado sólo para conocer dónde se pierde suelo con la erosión, “esta técnica está desarrollada para conocer adónde va el suelo, o el suelo que llega a un lugar de dónde llegó; y al saber esto ya se pueden hacer estrategias de conservación para que ese suelo no se mueva del lugar”.

Con la interpretación de estos datos recabados por los expertos del CENTA, estos serán presentados con sus conclusiones y agregados a un informe regional que deberá ser presentado a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) a principios del 2017.

Países

En el proyecto ARCAL intervienen 21 países, los cuales aportan con su participación al desarrollo de la región, promoviendo la ciencia y la tecnología nucleares en los sectores: Energía, Salud Humana, Seguridad Alimentaria, Medio Ambiente,  Seguridad  Radiológica y Tecnología con Radiación.

Argentina, Republica Dominicana, México, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Brasil, El Salvador, Panamá, Chile, Guatemala, Paraguay, Colombia, Haití, Perú, Costa Rica, Honduras, Uruguay Cuba, Jamaica y Venezuela.

 

San Andrés 11 de octubre de 2016.

División de Comunicaciones, CENTA.