Un grupo de 102 estudiantes de la Escuela Nacional de Agricultura “Roberto Quiñónez” (ENA) ampliaron su formación académica relacionada con la identificación, clasificación y manipulación de insectos, a través de la visita que realizaron al laboratorio de Parasitología Vegetal del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA).

Los jóvenes estudian el segundo año de la carrera de Agronomía, y una de las asignaturas que cursan en este ciclo académico es Protección Vegetal, la cual comprende el estudio de las plagas, entre las que se encuentran los insectos, ya sea dañinos o benéficos a la agricultura, a los animales y a salud humana.

📸👉🏻 Galería de fotografías

El docente de la asignatura, Wilber Campos, expresó que los jóvenes están realizando la tarea de colecta de insectos, por ello el interés en “que aprendan a identificarlos y a colocarlos (montaje) correctamente en una caja entomológica”, la cual se convertirá en la nota final de la asignatura.

En este proceso de enseñanza aprendizaje, los especialistas del laboratorio, Mario Parada Jaco y Carlos Borja, les hablaron de algunas familias de insectos más comunes como son los lepidópteros (mariposas), coleópteros (escarabajos), ortópteros (grillos y saltamontes), chinches asesinas como la que transmite el mal de Chagas, avispas, abejas, entre muchos otros, y les indicaron cómo deben manipularlos.

Por ejemplo, una indicación que llamó la atención de los jóvenes es cuando colectan mariposas que son de las más delicadas en su manipulación, porque si las colocan en bolsas, estas en su afán de salirse, tratan de mover sus alas, acción que no favorece, porque en ese movimiento las escamas se les caen (la coloración de las alas) y solo queda las membranas. Finalmente, el objetivo de la colecta e identificación se pierde, dijeron los especialistas.

Uno de los 102 estudiantes es Luis Mario Martínez Herrera, a quien la visita al laboratorio le pareció muy interesante, pues les permitió conocer diferentes especies de insectos; “yo no conocía las chinches del mal de Chagas ni las diferentes especies de escarabajos que existen; también aprendimos cómo hacer el montaje de los insectos, cómo clasificarlos y resguardarlos”, señaló.

Todos estos conocimientos le serán muy valiosos al momento de la clasificación de los insectos que tienen como tarea, pues asegura que aprendieron sobre el montaje de insectos al momento de clasificarlos y cómo resguardarlos en la caja entomológica.

El laboratorio de Parasitología Vegetal es una clínica agrícola de diagnóstico para la identificación de insectos, enfermedades, hongos, bacterias que atacan a los diferentes cultivos. Caracteriza a este laboratorio la colección de insectos (museo entomológico), la cual desde su creación en la década de 1940 ha ido en incremento.

 

San Andrés, La Libertad, 4 de junio de 2019

Unidad de Comunicaciones.

Compartir en: