Del 2 al 6 de diciembre, la Experta en Alimentos de la Agencia Internacional de Cooperación Palestina (PICA), Manar Manasra, impartió el curso “Entrenamiento en Manufactura de Alimentos en Casa” a técnicos del programa Agroindustria, laboratorio de Tecnología de Alimentos y extensionistas del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), estudiantes y técnicos de la Escuela Nacional de Agricultura “Roberto Quiñonez” (ENA) y algunos cooperativistas.

La capacitación abarca dos rubros, el primero en procesamiento de leche que aborda: elaboración de seis tipos de quesos (palestino, ricotta <requesón>, akkawi, mozarela, queso crema y labneh) y yogurt natural y con frutas, llevada a cabo en la Planta Procesadora de la ENA.

Y el segundo rubro, desarrollado en el laboratorio de Tecnología de Alimentos de CENTA, en procesamiento de frutas y hortalizas, donde aprendieron a deshidratar tomate y papaya, elaborar encurtido de vegetales (zanahoria y chile dulce), mermelada de piña y papaya y Magdos de berenjena, un platillo que es hecho con nueces, chile dulce picado, ajo, jugo de limón y chile picante en polvo.

📸👉🏻 Galería de fotografías 

Patricia Esquivel, Coordinadora del laboratorio de Tecnología de Alimentos, considera valiosos estos aportes de países amigos, pues se amplían las posibilidades de capacitación a las familias que son atendidas por la institución.

“Con esta variedad de quesos que hemos aprendido se puede valorar si hay un mercado potencial para explotarlo. En El Salvador hay una comunidad de 70 mil palestinos aproximadamente, por tanto, hay empresas o cooperativas que podrían comercializar y suplir a este mercado”, afirma Esquivel.

Agrega que el adiestramiento “ha estado interesante, ha sido totalmente práctico y fácil de entender e implementar. Para el mercado salvadoreño también se podría comercializar como un producto innovador, y son prácticas que se pueden llevar a cabo en nuestro país, son muy semejantes a los nuestros y se pueden acoplar a nuestras necesidades y tropicalizarlos”, puntualizó.

En cuanto a los quesos elaborados, el akkawi es en gran parte producido en el Oriente Medio. El color es blanco y tiene una textura suave y un sabor salado suave. Se usa comúnmente como un queso de mesa que se come solo o se combina con fruta.

La textura se puede comparar con los quesos mozzarella, feta o mizithra, ya que no se derrite fácilmente.

En cuanto al Labneh es un tipo de queso de yogur de color blanco, también muy típico de las cocinas de Oriente Medio. Tiene una consistencia entre el yogur y el queso, y a veces (depende del país) puede tener una textura pastosa y puede ser condimentado con especias como el tomillo o la menta.

En el marco de esta cooperación técnica, el CENTA prevé potenciar a las familias productoras y brindarles otras alternativas productivas que posibiliten el bienestar de las familias.

 

La Libertad, 6 de diciembre de 2019

Unidad de Comunicaciones

Compartir en: