Son siete mujeres del municipio de Nueva Guadalupe con experiencia en producir hortalizas a nivel de huertos familiares y granos básicos, que unieron esfuerzos para apostarle a la producción de hortalizas en forma colectiva, actividad que realizan en el caserío La Piscina de ese municipio de San Miguel.

Para la realización de dicha actividad cuentan con la asistencia técnica que les brinda la agencia de extensión del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova (CENTA) Nueva Guadalupe, el apoyo de la alcaldía del municipio, que les facilita el terreno, así como de la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la Agricultura (FAO) a través del programa Mesoamérica sin Hambre y con fondos de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID).

Las hortalizas a las que les apostaron cultivar son repollo, tomate (200 plantas), ejote y pepino; con mayor énfasis en el repollo, del que sembraron alrededor de 2,500 cabezas que pronto iniciará la cosecha. El área total utilizada fue de unos 600 metros cuadrados.

Griselda Hernández, una de las representantes del grupo (con edades entre los 23 y 65 años), comenta que esta práctica de cultivar hortalizas en forma colectiva “ha sido una experiencia hermosa”, porque les han demostrado a muchas personas, especialmente a los hombres, que sí son capaces de hacer producir la tierra, pues no creían en ellas.

“Estamos agradecidas con la asistencia técnica y las capacitaciones que nos da el CENTA y el apoyo de la alcaldía y de la FAO”, agrega Hernández, quien asegura que el reto no ha sido fácil, pero que ha sido superado por la forma en que todas se han involucrado.

Destaca que una de las primeras tareas que realizaron fue la preparación del terreno, que consistió en limpiarlo, rastrearlo, hacer las bordas y los camellones, pues uno de los principales cultivos que establecerían era el repollo; “fue un trabajo muy intenso (jornadas de trabajo de 7 a.m. a 6 p m.) que en algunos momentos quisieron retirarse”, afirma.

El técnico de la agencia, Ermin Morataya, muestra respeto hacia este grupo de emprendedoras, que siempre están dispuestas a nuevos aprendizajes y a seguir las indicaciones que la agencia les facilita.

📸👉🏻Galería de fotografías

Agrega que “es admirable el deseo de aprender que tienen y el esmero que muestran en el cuido de los cultivos”, pues asegura que el tomate no es la mejor opción para cultivarse en ese terreno, debido a problemas de marchitez bacterial, pero aun así lograron obtener alguna cosecha de las 200 plantas cultivadas.

Estas nuevas experiencias vividas en el cultivo de hortalizas por este grupo de mujeres, las tiene contentas y satisfechas y con deseos de seguir demostrando que sí pueden dedicarse a cultivar la tierra para generar ingresos económicos.

El Coordinador de agencia, Víctor Ely Zelaya, afirma que son 11 municipios en los que se brinda asistencia técnica y transferencia de tecnologías, y al referirse al grupo de mujeres, les desea que continúen con la misma fuerza que iniciaron, contando siempre con la asistencia técnica del CENTA.

 

Nueva Guadalupe, San Miguel, 15 de noviembre de 2019

Unidad de Comunicaciones.

Compartir en: