En el cantón Las Hojas, del municipio de San Antonio del Monte, departamento de Sonsonate, la agencia de extensión del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) en Sonsonate, reunió a más de 20 pequeños productores para capacitarlos en la poda del follaje del cultivo de tomate, una práctica cultural recomendada.

La capacitación se desarrolló en la parcela de tomate CENTA Cuscatlán CC del productor Agustín Salama, con el objetivo que los asistentes conocieran por qué es necesario realizar la poda del follaje al cultivo y a la vez aprendieran a ejecutar dicha práctica.

El extensionista del CENTA en Sonsonate, Démar Ulises García, manifestó que la práctica de la poda del follaje es necesaria, y consiste en “eliminar toda la hoja que está del nivel de suelo hasta la primera bifurcación de la planta, y después de eliminarla se saca del cultivo”. Puede realizarse a partir de los 45 días después del trasplante.

“Dicha práctica cultural o poda de limpieza permite a la planta mayor aireación, más penetración de luz solar y evita la reproducción de hongos como el que produce el tizón temprano”, reiteró el extensionista. Como resultado de esta acción se tienen plantaciones sanas y frutos uniformes en tamaño y calidad, que se traduce en mejores precios en el mercado.

Según García, una de las razones principales para transferir tecnologías en otros cultivos como el tomate, en este cantón, es que un 90 por ciento son pequeños productores que se dedican a la siembra de granos básicos (maíz, frijol y maicillo) para el autoconsumo. A la fecha, son 15 familias las que están apostándole a la siembra del cultivo, en pequeñas parcelas, quienes reciben la asistencia técnica para el manejo del mismo.

📸👉🏻Galería de fotografías

Uno de los 15 productores es Agustín Salama, quien por segunda ocasión siembra la variedad CENTA Cuscatlán CC, en una parcela de 100 metros cuadrados y lo ha manejado agroecológicamente, aplicándole el biofertilizante supermagro, elaborado en la comunidad con la asistencia del CENTA.

Salama ya comprobó las ventajas de hacer la poda del follaje, “me parece importante porque con la poda evitamos el ingreso de enfermedades como el tizón temprano y el requemo debajo de las hojas, y estamos haciendo que la planta aproveche mejor los fertilizantes, porque el fruto se desarrolla más”.

Manuel de Jesús Paiz fue uno de los asistentes que realizó la práctica y señaló que “a nosotros, como pequeños agricultores, estas prácticas nos ayudan bastante; es la primera vez que la hago y he aprendido su importancia, porque hemos quitado la hoja de abajo que es la que se mancha cuando llueve y puede ocasionar alguna enfermedad”.

Al referirse a la asistencia que les da el extensionista del CENTA, la califican de excelente, ya que al no contar con ella se trabaja más y el rendimiento es menos.

Desinfección de herramientas de podar

Una de las recomendaciones que deben tener presente al momento de podar, es la desinfección de las tijeras que utilizan para dicho propósito. Para ello se les enfatizó en la preparación de una solución de agua con lejía.

Como ejemplo se les indicó que para obtener un litro de dicha solución debe agregársele 10 centímetros cúbicos de lejía al agua. En esa solución se sumergen las tijeras de podar antes de iniciar la práctica y después de cada 15-20 plantas.

http://bit.ly/2XHM2te

 

San Antonio del Monte, Sonsonate, 11 de julio de 2019

Unidad de Comunicaciones