A través de la agencia del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) en San Francisco Gotera, 11 productores apícolas de los municipios de San Francisco Gotera, Corinto y Osicala, departamento de Morazán, recibieron el taller de “laminado y estampado de cera”, conocimientos que les permitirá minimizar sus costos de producción y evitar la compra de este vital recurso que es incorporado en las colmenas.

José Florentín Meléndez, responsable de brindar el taller, explica que la cera producida por las abejas es la cera animal que reúne mayor número de cualidades, como aislante, impermeabilizante y antioxidante, de allí la importancia de aprovechar el recurso y someterla a fundición a través de altas temperaturas y filtrarlas haciendo uso de paletas de madera con las que se hacen laminas.

Posteriormente estas láminas se pasan por una estampadora, y ya teniendo las láminas estampadas se colocan en cuadros y se incorporan a las colmenas. Estas deben poseer un grosor de 2 o 3 mm de espesor, y por medio de maquinaria especializada se le imprimen los hexágonos a partir de los cuales la abeja construirá las celdas que utilizará para cría o para depósito de miel y polen.

El técnico destaca que esta cera debe oler a cera pura (sin aromatizantes) para que las abejas no sufran ningún desconocimiento de esta. “La cera de abeja es una de las partes más importantes de la colmena en la producción de miel, una buena calidad en la fabricación de la cera le facilita mucho el trabajo a las abejas y por lo tanto se traduce en un mayor rendimiento de la colmena”.

El proceso de fundición es bastante simple, se coloca la parafina y la cera de abeja en un depósito grande, de manera que la cantidad de parafina junto con la cera ocupe, más o menos, la mitad del mismo. Se remueve a fuego lento procurando que la mezcla no salpique la mano o rebose por los bordes.

Morazán, noviembre 2021.
CENTA, Unidad de Comunicaciones.

Compartir en: