Miguel Ángel Grajales, investigador del programa de frijol del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) de Colombia, y Ángela Miranda, coordinadora del programa Mejoramiento de Frijol del Instituto de Ciencia y Tecnología Agrícola (ICTA) de Guatemala, visitaron el vivero denominado Mosaico Dorado Amarillo de Frijol, establecido en la Estación Experimental San Andrés del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enriques Álvarez Córdova” (CENTA).

El vivero está conformado por 1,440 líneas de frijol que se están evaluando en época seca, junto a los testigos Rojo de Seda (susceptible a la enfermedad) y CENTA EAC (resistente), el cual fue establecido el 21 de diciembre de 2018, actividad que realiza el programa de Granos Básicos, a través del subprograma frijol.

📸👉🏻 Galería de fotografías

La visita tuvo como objetivo dar seguimiento y evaluar el comportamiento de las líneas de frijol (grano rojo y negro) sembradas con miras a identificar materiales con más adaptabilidad y resistencia al virus del mosaico dorado amarillo del frijol (BGYMV) por sus siglas en inglés.

“Tenemos un convenio interinstitucional entre CIAT y CENTA para la evaluación del virus del mosaico dorado, considerado una limitante muy seria en la región de Centroamérica, por tal motivo se ha elegido esta Estación Experimental San Andrés, porque es el mejor ambiente en la región para la evaluación del virus”, expresó Grajales.

Este “es el sitio ideal para obtener la mejor información, ya que hay zonas centroamericanas donde la intensidad no es tan fuerte como este lugar, que nos permite confirmar que las líneas que son tolerantes a mosaico dorado son de mucha confianza para poder distribuirlas en la región”, agregó.

Similar punto de vista mostró Ángela Miranda, del ICTA, quien manifestó que las investigaciones en frijol involucran a todos los países de Centroamérica con el propósito de “observar y evaluar materiales en diferentes condiciones, y la Estación Experimental del CENTA es uno de los mejores lugares donde se han logrado hacer las evaluaciones para mosaico dorado”, dado que esta estación es punto clave, debido a la presión alta de hospederos que permiten la proliferación de la mosca blanca, vector del virus.

En opinión de Grajales, de “este vivero saldrá una gran cantidad de líneas que podemos brindarle a la región”, pues se está observando la tolerancia que presentan ante el virus del mosaico dorado amarillo, frente al testigo Rojo de Seda, que ha sucumbido al virus.

Grajales, al referirse a los avances que se tienen en la investigación de materiales de frijol, mencionó que en estos últimos años, el CENTA “ya tiene identificada la línea biofortificada (más nutritivo) rojo: SMR 72 que posee niveles muy buenos de tolerancia a mosaico dorado y con una respuesta muy buena en rendimiento”. Esta línea que supera a CENTA Ferromás aún está en proceso de evaluación.

Asimismo, mencionó que “también se han identificado dos líneas promisorias para sequía que son SER 322 y SER 323 y son materiales resistentes a mosaico dorado amarillo”, que siguen su proceso de evaluación a nivel regional, especialmente en zonas del corredor seco.

Este vivero Mosaico Dorado Amarillo de Frijol, a la fecha de la visita de los expertos del CIAT e ICTA, tenía 70 días de sembrado, y las líneas que presentaron resistencia mostraban buena carga de fructificación.

Entre las tres últimas variedades de frijol liberadas por el CENTA figuran la variedad color negro CENTA Tacuba, liberada en octubre de 2018; CENTA EAC y Costeño 2 (grano rojo), liberadas en 2015 y 2014, respectivamente.

En este proceso de investigación y adaptación de nuevos materiales genéticos, el CENTA cuenta con el acompañamiento técnico-científico de organismos internacionales como el CIAT  y la Escuela Agrícola El Zamorano (Honduras).

San Andrés, La Libertad, 1 de marzo de 2019

Unidad de Comunicaciones