Fertilizar con base en el análisis de suelo es una recomendación que siempre debe realizar todo productor

Lograr buenas cosechas requiere de muchos factores, siendo uno de ellos la sanidad y nutrición de los suelos; sin embargo, para conocer cuál es el estado del suelo, es necesario realizarle un análisis y seguir las recomendaciones que ahí se indican.

Y precisamente esa es una de las principales indicaciones que el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), da a todas las familias productoras que atiende con el propósito que su inversión sea segura, tal como lo hizo José Adalberto Salmerón.

Este productor reside en el caserío El Tablón, cantón Junquillo, del municipio San Luis de la Reina, departamento de San Miguel, y es atendido por la agencia del CENTA en Sesori con el apoyo del proyecto Edáfico de la Cooperación entre Corea y América Latina para la Alimentación (KolFACI) y asegura que, ante las bajas producciones de maíz, había decidido que no sembraría este año.

DCIM101MEDIADJI_0030.JPG

“Cuando el técnico me habló de establecer una parcela demostrativa de maíz en ese terreno, no estaba de acuerdo, porque de ahí no saco nada”, dijo, recordando los 4 quintales que obtuvo en el 2018 en esas cinco tareas.

📸👉🏻Galería de fotografías

Sin embargo, accedió y lo primero que se hizo fue extraer muestras de suelo para su respectivo análisis, pues uno de los objetivos del proyecto es conocer los factores limitantes del suelo que limitan el crecimiento de los cultivos; concluyendo que el suelo estaba deficiente en zinc, cobre y hierro, elementos que deberían incorporarse en la primera fertilización del maíz.

Tres meses después Salmerón se siente satisfecho con los resultados que está observando en su cultivo, y afirma que gracias a ese análisis de suelo y a que el abono lo hizo sembrado, espera obtener de 16 a 20 quintales de grano. Otro factor que contribuyó también fue la regularidad del invierno.

Salmerón afirma que “trabajando con la asistencia técnica del CENTA, logramos tener mejores producciones, porque si lo hacemos sin ninguna enseñanza casi no producimos”.

Las fertilizaciones en el cultivo de maíz

El extensionista de la agencia, Marvin Gustavo Avilés, asegura que fertilizar con base en los resultados del análisis de suelo, ha sido una experiencia satisfactoria para el grupo de productores que atiende en la zona, “porque se les ha demostrado que no podemos estar fertilizando tradicionalmente, sino con base en lo que el suelo tiene y los requerimientos nutricionales del maíz”.

Refiriéndose a las fertilizaciones realizadas fueron 3: la primera al momento de la siembra con 50 libras (lb) de fórmula 18 46 0 + 10 lb sulfato de zinc + 6 lb sulfato de cobre y 22 lb de sulfato de hierro; diferente a la tradicional que solo es la fórmula 16-20-0. La segunda fertilización fue con 115 lb sulfato de amonio; y tercera incluyó 100 lb urea; el mismo trabajo, pero mayor producción.

Asegura que otro factor que ha favorecido los buenos resultados es que la semilla fue empanizada con micorrizas.

El proyecto

La meta del proyecto Edáfico de KolFACI es muestrear 122 fincas para conocer la condición química de los suelos, su recomendación e intervención; acción que es realizada por las 40 agencias de extensión.

Con el proyecto realizan análisis de textura del suelo, pH, conductividad eléctrica, materia orgánica, capacidad de intercambio catiónico, contenido de macro y micronutrientes, así como los requerimientos de cal o de materia orgánica recomendados para ese suelo.

 

San Luis de la Reina, San Miguel, 5 de noviembre de 2019

Unidad de Comunicaciones.

Compartir en: