LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
EN ES

Familias Productoras Conocen los Beneficios de los Bancos Comunitarios

Con el objetivo de conocer acerca de la formación de los bancos comunales de semillas, un grupo de 8 productoras y 4 productores visitó las instalaciones del Banco de Germoplasma del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA).

El grupo proveniente de los municipios San Luis La Herradura y San Pedro Masahuat, en el departamento de La Paz, pertenece a la Asociación Agropecuaria “Mujeres Produciendo en la Tierra” (AMSATI de R. L.), una organización de mujeres que lucha por la equidad entre hombres y mujeres y por el desarrollo integral de sus asociadas.

Carlos Ernesto Blanco, técnico agrícola de AMSATI,  señaló que “en las zonas estamos trabajando un proyecto de rescate de semillas criolla de maíz y frijol y estamos tratando la manera de implementar bancos de semillas comunitarios, por ello queremos que conozcan la experiencia que tiene el CENTA en la preservación de semillas”.

Como representantes de los comités de semilla de cada una de las comunidades,  además de fortalecer sus conocimientos en el almacenamiento de las semillas, también conocieron el uso de las plantas medicinales y alimenticias, y aprovecharon para la adquisición de algunas.

La Coordinadora del Banco de Germoplasma, Aura Morales, les invitó a poner en práctica algunos pasos para el establecimiento de un banco de semillas comunitario, entre los cuales recalcó en la recolección y selección de las semillas, limpieza, secado, llevar un registro sobre las características de las plantas que han producido las semillas que se están resguardando, hasta llegar a su almacenamiento.

Asimismo, en cuanto al almacenamiento  les indicó las diferentes formas de hacerlo, entre ellas la utilización de frascos de vidrio (tal como observaron en la colección de semillas del Banco) o en cántaros de barro, pues “ambos son muy buenos para guardar semillas”.

Otra recomendación es que a nivel de comunidades lo recomendable es no guardar semilla por más de dos años, así como realizar  pruebas de germinación cada 6 meses o al momento de sembrar.

Adilio Mendoza, de San Pedro Masahuat, es un productor de loroco y plátano, que también siembra maíz, frijol y algunas hortalizas. De ahí su interés por el  resguardo de semillas, pues “queremos saber cómo almacenarlas, especialmente las  variedades criollas”.

Como representante del comité de mujeres de San Luis La Herradura, María de Carmen Orellana es una agricultora quien junto a su madre se dedica a cultivar maíz Santa Rosa y Capulín, frijol mono (negro y rojo) y a hortalizas como pipián y ayote.  Asegura que lo aprendido hoy es de mucha utilidad, pues  con el “apoyo de la Asociación estamos implementando nuestro banco en la comunidad; ya tenemos la galera y los botes, y estamos en la recolección de las semillas para almacenarlas. Por el momento tienen en resguardo semilla de frijol de rienda y mono (negro y rojo), alverja, chipilín y ayote.

Al referirse a la colección de plantas visitada, “fue una experiencia muy bonita, ya que a veces tenemos las plantas medicinales y no sabemos cómo utilizarlas, como ejemplo mencionó el melón amargo que abunda en la comunidad y no conocían de sus propiedades medicinales.

El almacenamiento de las semillas en condiciones que permitan un periodo amplio de viabilidad es una de las principales actividades del Banco de Germoplasma, de ahí su amplia experiencia en apoyar a hombres y mujeres productores en el resguardo de sus semillas para la siguiente cosecha.

San Andrés, 2 de marzo de 2022
Comunicaciones – CENTA

Publicado el 03-03-2022.

Etiquetas: , , ,