LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
EN ES

Amplían conocimientos en el uso de tecnologías para el cultivo del cocotero

Productores de coco, técnicos extensionistas de las regiones central y occidental y de los laboratorios de Suelos y Tecnología de Alimentos, ampliaron sus conocimientos en relación con las prácticas que deben realizarle en el cultivo del cocotero, gracias al primer taller Técnicas para el cultivo resiliente de cocotero, facilitado por el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) a través del programa Frutales y Cacao.

El responsable de desarrollar la capacitación fue el Ing. Carlos Ernesto González Soto, quien señaló que esta es una réplica de las experiencias que él ha adquirido en capacitaciones con expertos del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) en México, y que en los meses próximos facilitará dos réplicas más relacionadas con el manejo integrado de plagas y procesamiento del cocotero.

Entre las prácticas tecnológicas de suma importancia que todo productor debe realizar en el cultivo, el investigador destacó el acolchado (uso total de los residuos de la palma), los cultivos de cobertura, el uso de abonos verdes y la forma correcta de tomar una muestra de suelo para su respectivo análisis.

Al referirse al acolchado indicó que es una práctica que consiste en depositar alrededor de las plantas los materiales vegetales que derivan del cultivo. Con esta práctica se conserva la humedad y fertilidad del suelo, favoreciendo el desarrollo y la actividad de los microorganismos del suelo, ayuda a mantener una temperatura relativamente constante  y también sirve como controlador de malezas.

En cuanto al uso de abonos verdes (mucuna, canavalia, madrecacao, leucaena), señaló su importancia, ya que son plantas que aportan nitrógeno, ácidos húmicos y minerales, materia orgánica, leña y forraje proteico. Entre estas, destacó su preferencia por la mucuna, ya que “controla patógenos del suelo, soporta el pisoteo y tolera la sombra”.

Y con respecto a la toma correcta de las muestras de suelo, indicó que debe realizarse tomando 20 submuestras, a una distancia de 1.5 metros del tronco (zona donde hay mayor concentración de raíces) y a una profundidad de 30 centímetros. El análisis recomendado de laboratorio es el de “rutina completo”. El resultado permitirá aplicar únicamente lo que la planta necesita para su optima producción.

Abel Lara, productor de coco de San Francisco Menéndez, fue unos de los asistentes al taller, quien expresó su agradecimiento al CENTA “por compartir las experiencias de las nuevas tecnologías que necesitamos para ir innovando, son tecnologías prácticas que desconocemos, por ejemplo el cultivo de la mucuna me causa un gran impacto, porque no es solo para cubrir el suelo, guardar humedad, sino también cómo enriquecen el suelo y nos generan esa fertilización para el cocotero”.

“Me regreso satisfecho con esas herramientas tecnológicas que nos enseñaron. Ahora veo la importancia de partir de un análisis de suelos para saber qué elementos tenemos y cuáles necesitamos”, agregó.

Y no fueron solo esos temas los que impactaron en Abel, sino también “descubrir que no tenemos híbridos, sino mezclas de variedades”, tal  como lo expresó González Soto, quien, además, les habló de los cultivos que pueden intercalarse con los árboles de coco.

Uno de los invitados al taller fue el Director Ejecutivo, Dr. Edgardo Reyes Calderón, quien invitó a los productores a darle un buen manejo a las plantaciones para lograr los mejores rendimientos.

San Andrés, 27 de julio de 2022
Comunicaciones – CENTA

Publicado el 27-07-2022.