LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
EN ES

Importante Legado deja el Proyecto Edáfico en El Salvador

En el marco del cierre del proyecto “Establecimiento del Sistema de Información del Ambiente Edáfico en El Salvador”, el coordinador de la Unidad de Desarrollo Tecnológico del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) y responsable de la ejecución del mismo, Ing. Edgar Mayén, entregó a las autoridades de la institución el documento que describe todo el legado del estudio científico y actualizado de las características químicas y físicas de los suelos a nivel nacional.

Para tener esos resultados descritos en el documento, ha sido clave el apoyo de la Agencia de Cooperación para la Alimentación y la Agricultura entre Corea y Latinoamérica (KoLFACI) que financió durante cuatro años el proyecto, con el que se logró georreferenciar los suelos a nivel nacional, ya que estos son la base de los sistemas de producción.

El documento fue recibido por el director ejecutivo, Dr. Edgardo Reyes Calderón, en presencia del Gerente de Investigación y Desarrollo Tecnológico, Dr. Mario Parada Jaco, y personal técnico involucrado en el mismo.

“Una de las cosas interesantes que veo en este informe es que nos ayuda a tomar decisiones de acuerdo con la tipología del suelo y con los contenidos de elementos que tiene. Es una aplicación que trasciende (los mapas digitales de suelos) y que ya está siendo utilizada por otra institución hermana de nosotros” (refiriéndose a la Dirección de Economía Agropecuaria), señaló el Director Ejecutivo.

De acuerdo con el Gerente de Investigación, lo señalado por Reyes Calderón se debe a que el documento “refleja las deficiencias de elementos y la acidez del suelo en ciertas zonas agrícolas”. Ahora, al contar con dicha información los productores, técnicos u otras instituciones podrán utilizarla y contar con las recomendaciones de fertilidad adecuadas, al corregir las deficiencias o agregar los elementos que se necesitan en las zonas productivas o, en su defecto, establecer los cultivos más adecuados en la zona, dependiendo de la clase o característica del suelo.

“Es un trabajo hecho por el CENTA que nos permitirá dar información correcta y precisa a los productores y llevar las mejores tecnologías en la parte de fertilidad”, agregó el Gerente.

Información generada

Para este proyecto Edáfico (como fue conocido), el estudio de los suelos agrícolas fue su propósito fundamental, pues al conocer sus propiedades físicas y químicas se convierte en la primera herramienta útil en la toma de decisiones al momento de fertilizar, acción que es de vital importancia para los profesionales de las ciencias agrícolas, productores o líderes comunitarios, entre otros. Por ello, dentro de las acciones realizadas a través de él se destaca:

  1. La generación de 19 mapas digitales de propiedades físicas y químicas del suelo, mapas de clase de textura y mapas de aplicaciones específicas como la erosión y degradación del suelo. Estos mapas tienen la característica que pueden ser mejorados continuamente, mediante la obtención de más y mejores datos. En lo que a la institución se refiere, esta herramienta digital permitirá al personal técnico, extensionistas e investigadores tomar decisiones a nivel de campo sobre la fertilidad de los suelos.
  2. La organización de 130 fincas de productores de granos básicos con ubicaciones estratégicas en las 5 zonas geomorfológicas existentes en el país y que no contaban con datos de análisis de suelos;
  3. Se establecieron 61 parcelas experimentales en el cultivo de maíz en áreas de 2,000 metros cuadrados para validar la corrección indicada, tomando el resto de la finca como testigo del productor.

Mayen también señaló que el proyecto desde un inicio orientó sus acciones a la contribución del empoderamiento de un sistema de información del ambiente edáfico, diseñado con la finalidad de ser utilizado como herramienta consultiva para la toma de decisiones de fertilización, orientadas a la mejora de la productividad, manejo sostenible y conservación de suelos, prueba de ello son los resultados que deja tras su finalización en el 2021.

Otro de los legados del proyecto es la colección de 13,286 muestras de calicatas en fincas de productores, y perfiles de suelos georreferenciados que proporcionan información valiosa acerca de las características de los suelos como base para plantear proyectos de investigación, validación y transferencia.

Entre los profesionales del CENTA fundamentales dentro del proyecto figura el Ing. René Arévalo, experto en Sistemas de Información Geográfica, quien diseñó la base de datos y procesó los 19 mapas digitales. Durante el acto de cierre del proyecto y entrega del documento habló acerca de acceso y manejo digital de información del proyecto que próximamente estará a disposición del público en la página web del CENTA.

San Andrés, 28 de enero de 2022
Unidad de Comunicaciones – CENTA

Publicado el 28-01-2022.