LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
EN ES

LA IMPORTANCIA DE UNA ADECUADA FERTILIZACIÓN DE LOS CAFETALES CONOCEN EN JUAYÚA

Conocer la fertilidad de los suelos es muy importante, especialmente si el 91 por ciento de esos suelos son dedicados al principal cultivo de sus habitantes como lo es el café en Juayúa. Por ello, 24 pequeños caficultores (20 hombres y 4 mujeres) de ese municipio y otros vecinos, en el departamento de Sonsonate, ampliaron sus conocimientos en el tema de la fertilización y muestreo de los suelos.

La actividad fue desarrollada por el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) a través del proyecto “Investigación participativa sobre variedades y tipos de poda con programas de fertilización para aumentar la producción sostenible de café de pequeños productores”, financiado por la Cooperación Coreana para la Alimentación y la Agricultura en América Latina (KoLFACI), en la Asociación Cafetalera de Juayúa.

La capacitación estuvo bajo la responsabilidad del coordinador del proyecto, Ing. Manuel de Jesús Osorio, y del experto en suelos, Ing. Edgar Mayén, y tuvo como objetivo motivar a los pequeños caficultores a que vean cómo están manejando sus cafetales y qué deben hacer para mejorar o mantener algunas de esas condiciones, especialmente en los temas de fertilización y toma de muestras de suelo.

El Ing. Osorio señaló que “esta capacitación parte de una demanda planteada por ellos con el propósito de tener un mejor rendimiento en sus cafetales, los cuales andan muy bajos, ni siquiera llegan a lo mínimo esperado que son 30 quintales oro por manzana”.  

Y refiriéndose a la toma de muestras de suelo, la idea es “que obtengan muestras representativas y análisis fiables y precisos, de tal manera que puedan tomar las mejores decisiones al momento de fertilizar”, lo cual significa agregar al suelo únicamente el elemento qué necesita para volverlo productivo y que esa “falla en cuanto al desconocimiento de los programas de fertilización que hemos tenido en granos básicos, caña y café”, expresadas por el Ing. Mayén, no se repitan.

César Martínez es un cafetalero de Juayúa que participó de la capacitación y expresó que quedó “totalmente satisfecho de lo aprendido, porque es lo que se necesita para tomar acciones concretas y productivas. Hasta esta fecha yo he fertilizado de acuerdo a la tradición. Hoy, mi inquietud es tomar las muestras de suelos y enviarlas al laboratorio para tomar acciones más técnicas y eficientes”.

Asimismo, Ana Silvia García, de Santa Catarina Masahuat, es una pequeña caficultora que está iniciando en el cultivo, y la información recibida “me pareció importante, porque no sabía nada de los suelos ni de los cuidados que debemos tener para un mejor rendimiento del cultivo”, dijo.

El proyecto

“Investigación participativa sobre variedades y tipos de poda con programas de fertilización para aumentar la producción sostenible de café de pequeños productores” se denomina el proyecto que tendrá una duración de tres años, tiempo en el cual se prevé aumentar la producción sostenible de los pequeños agricultores a través del desarrollo de las tecnologías que combinan variedades tradicionales y mejoradas con diferentes tipos de podas y fertilización que permita desarrollar sistemas de producción de bajo costo y productividad para que la producción de café pueda ser rentable.

Se está ejecutando en cuatro municipios: Juayúa e Izalco, en el departamento de Sonsonate; Sacacoyo, en La Libertad, y Chinameca, en San Miguel; beneficiando a 50 pequeños caficultores.

A estos productores se les va a transferir los mejores resultados de la investigación, el eje central es generar tecnologías con las variedades, haciendo un manejo de tejido adecuado, adicionando las fórmulas pertinentes de acuerdo con los resultados de análisis de laboratorio para suplir los valores nutricionales.

A través del proyecto se estima disminuir la brecha de rendimientos entre pequeños, medianos y grandes productores. Un pequeño productor en promedio estaría produciendo menos de 10 quintales de café oro por hectárea, un mediano productor podría estar alcanzando 15-20 quintales por hectárea, mientras que un productor grande (que tiene acceso a mejores equipos, insumos y dispone de capital) superaría los 30 quintales por hectárea. Eso indica que un productor grande supera en al menos un 200% el rendimiento de un pequeño productor.

Juayúa, Sonsonate, 2 de febrero de 2022
Comunicaciones – CENTA

Publicado el 03-02-2022.

Etiquetas: , ,