LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
EN ES

Prácticas de poda y nutrición mejoran la producción en los cafetales

Una visita de seguimiento a los ensayos de investigación de café de diferentes variedades realizó el coordinador del proyecto “Investigación participativa sobre variedades y tipos de poda con programas de fertilización para aumentar la producción sostenible de café de pequeños productores”, Ing. Manuel de Jesús Osorio, junto al Ing. Juan Carlos López Guerrero, de la Gerencia de Investigación.

El proyecto es financiado por la Cooperación Coreana para la Alimentación y la Agricultura en América Latina (KoLFACI) y ejecutado por el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) a través de la Gerencia de Investigación, en tres municipios: Sacacoyo (La Libertad) cantones Buena Vista y La Montañita; Izalco y Juayúa (Sonsonate), en los cantones Tapalshucut y Los Cañales, respectivamente.

El objetivo de la visita fue observar “los avances que se han tenido en los ensayos del cultivo de diferentes variedades de café a los que, durante dos años consecutivos, se les ha efectuado podas de recepa (manejo de tejidos), acompañado de los programas de nutrición, de acuerdo con el análisis de suelo realizado”, dijo el Ing. Osorio.

Las podas efectuadas en los cafetales han sido a los 30 cm, 60 cm y 120 cm de la base del suelo. Por ejemplo, en la primera parcela, cultivada con la variedad de Borbón, se podó el tejido a 30 cm. Este es un ensayo que está a punto de cosecha y que sobresale del resto de plantas de café que hay a su alrededor, tanto en la calidad de los frutos como en la vigorosidad de las plantas, señal infalible que ha tenido un buen manejo.

En las siguientes parcelas (cultivadas con variedades como Costa Rica, H1 y Castillo) las podas en las plantas de café se realizaron a alturas de 60 y 120 cm, manejadas similarmente en cuanto a la realización de los análisis de suelo y la nutrición, y han tenido respuestas satisfactorias en cuanto a vigorosidad de la plantación, con la diferencia que el café aún no llega a su etapa de maduración; donde, también, los pequeños caficultores han comprobado las ventajas de dichas prácticas.

Ante los resultados, el Ing. Osorio sostiene que el trabajo de investigación que se está llevando en las plantaciones de café, uno de los propósitos principales es renovar el tejido productivo y formar una nueva arquitectura de la planta, así como tener una adecuada relación entre el follaje y la producción, aparte de disminuir la bienalidad que se tiene en la producción de café.

Y es que, según el investigador, el café no rinde igual todos los años, pero al efectuar las podas y con la nutrición balanceada se disminuye esas diferencias que se tienen. También afirma que, con la poda, hay mayor ventilación, lo que genera un estímulo a la producción en las diferentes plantas.

Otro de los propósitos esperados con este proyecto, es mejorar los rendimientos, mantenerlos sostenidos en el tiempo y que las familias productoras de café que tienen áreas pequeñas, mejoren los ingresos.

Otras prácticas

Mejorar los rendimientos de los cafetales no depende solo de las podas de la planta de café y la nutrición. Es necesario también el manejo de la sombra del cafetal así como el control de enfermedades como la roya, o de insectos, entre los que destaca la broca del fruto del café. Estas como el manejo de tejidos (podas) y la nutrición han sido enfatizadas por el coordinador del proyecto hacia los pequeños caficultores, donde se ejecuta dicho estudio.

El proyecto

“Investigación participativa sobre variedades y tipos de poda con programas de fertilización para aumentar la producción sostenible de café de pequeños productores” es el nombre del proyecto que tendrá una duración de tres años, tiempo en el cual se prevé aumentar la producción sostenible de los pequeños agricultores a través del desarrollo de las tecnologías que combinan variedades tradicionales y mejoradas con diferentes tipos de podas y fertilización que permita desarrollar sistemas de producción de bajo costo y productividad para que la producción de café pueda ser rentable.

Se está ejecutando en los municipios de Juayúa e Izalco, en el departamento de Sonsonate; y Sacacoyo, en La Libertad; beneficiando a 50 pequeños caficultores.

A estos productores se les está transfiriendo los mejores resultados de la investigación; el eje central es generar tecnologías con las variedades, haciendo un manejo adecuado de tejido, adicionando las fórmulas pertinentes de acuerdo con los resultados de análisis de laboratorio para suplir los valores nutricionales.

A través del proyecto se estima disminuir la brecha de rendimientos entre pequeños, medianos y grandes productores. Un pequeño productor en promedio estaría produciendo menos de 10 quintales de café oro por hectárea, el mediano productor podría estar alcanzando 15-20 quintales por hectárea, mientras que un productor grande (que tiene acceso a mejores equipos, insumos y dispone de capital) superaría los 30 quintales por hectárea. Eso indica que un productor grande supera en al menos un 200% el rendimiento de un pequeño productor.

San Andrés, 27 de octubre de 2022

Unidad de Comunicaciones

Publicado el 28-10-2022.